los pintores sudamericanos mas representativos de ayer y de hoyA partir del siglo XIX algunos pintores sudamericanos han alcanzado talla internacional y una proyección mundial que los ha situado, en ciertos casos, entre los más exitosos del mundo.

Desde el siglo XIX

La llegada de los latinos procedentes de Europa supuso el fin del arte precolombino y el surgimiento del latinoamericano. Pero fue a partir del siglo XIX cuando la pintura en Sudamérica comenzó a encontrar su verdadera dimensión y empezaron a surgir artistas de talla internacional, inspirados por aquel entonces en el eurocentrismo artístico que se impartía en las academias. Eduardo Sivori (1847-1918), de nacionalidad argentina, introdujo en su país el naturalismo y destacó, sobre todo, por su obra “El despertar de la criada”. Le siguieron otros compatriotas como Reynaldo Giudici (1853-1927), Ernesto de la Cárcova (1866-1927), Ángel Della Valle (1852-1903) -quien apostó por un costumbrismo campesino de nuevo cuño-, el innovador Prilidiano Pueyrredón (1823-1870), el primero que pintó desnudos de mujer en Buenos Aires, de los cuales se conservan “El baño” y “La siesta”, y Cándido López (1840-1902), representante de la pintura naïf.

Los chilenos Pedro Lira (1845-1912) -que manejó múltiples estilos y fue decisivo para impulsar la pintura en su país-, Alfredo Valenzuela Puelma (1856-1909) -maestro de la perfección formal promovida por el academicismo imperante-, Alberto Valenzuela Llanos (1869-1925) y Juan Francisco González (1853-1933) son considerados los grandes maestros de la pintura de su país. En Brasil, por su parte, destacaron Víctor Meirelles (1832-1903) -quien se especializó en batallas, escenas históricas y retratos imperiales- y Manuel de Araújo Porto-alegre (1806-1879), el cual personificó el perfil de artista multidisciplinar personificado en el Renacimiento por Leonardo Da Vinci e impulsó el romanticismo brasileño; mientras que en México pasaron a la historia Santiago Rebull (1829-1902), cuya obra maestra es “La muerte de Marat”, y José María Velasco (1840-1912).

Los ismos artísticos del siglo XX

Los movimientos europeos surgidos a partir del modernismo, como el cubismo, el constructivismo o el surrealismo, sirvieron de inspiración a los pintores latinoamericanos. Joaquín Torres García (1874-1949) fue el más destacado representante del constructivismo y está considerado como el mejor artista uruguayo del siglo XX. En cuanto al surrealismo, sus figuras fueron Wilfredo Lam (1902-1982) -cubano de ascendencia paterna china y madre mestiza, que fue maestro del genial Salvador Dalí-, la mexicana Frida Kahlo (1907-1954) y Roberto Matta, de Chile (1911-2002), el último de los representantes de esta corriente.

A lo largo de este siglo surgió también el muralismo, un estilo genuino sudamericano, originado en México, que tenía una finalidad sustancialmente educativa y se distribuía por los lugares públicos para aleccionar a las gentes de cualquier raza o condición. Fueron sus exponentes más significativos Diego Rivera (1886-1957), David Alfaro Siqueiros (1896-1974), José Clemente Orozco (1883-1949) y Rufino Tamayo (1899-1991) en México, y Pedro Nel Gómez (1899-1984) y Santiago Martínez Delgado (1906-1954) en Colombia.

Pintores del presente

La heterogeneidad y el individualismo son los atributos principales de la actual pintura sudamericana. Han adquirido reconocimiento internacional Fernando Botero, nacido en Colombia en 1932 y uno de los más cotizados del planeta, el cual cuenta con una muy prolífica producción con más de 3.000 pinturas, otros tantos dibujos y unas 400 esculturas; y el chileno Claudio Bravo (1936-2011), el cual se centró en el hiperrealismo y del que, en 2011, unas semanas antes de su fallecimiento repentino, cierta pintura suya fue subastada por medio millón de dólares. Por último, el mexicano Francisco Toledo, nacido en 1940, esta considerado como uno de los mejores artistas vivos de México y, en ciertos círculos, el más caro de América Latina.

Foto: filosof – Fotolia
Similar Posts: